Los lazos comerciales de Ivanka Trump y China, más secretos que nunca

La información sobre las compañías chinas con las que coopera estrechamente la marca de Ivanka Trump, hija del presidente estadounidense Donald Trump y su asesora política, de momento se ha vuelto más secreta, según indica una investigación llevada a cabo por la agencia AP.

De hecho, se sabe que la mayoría de los artículos de la marca, es decir, la ropa, los zapatos y los bolsos, se manufactura e importa desde el país asiático. Según AP, desde que Ivanka Trump asumió un papel político en la Casa Blanca, los datos públicos sobre el origen de los productos se han vuelto difíciles de obtener.

La información, que antes aparecía de forma “rutinaria” en los sistemas privados de vigilancia comercial, se ha desvanecido, por lo que las identidades de las empresas envueltas en el 90% de los envíos, así como los datos sobre los fabricantes, ahora se desconocen.

Los riesgos

Según apunta AP, la falta de transparencia hace difícil averiguar si los Gobiernos extranjeros podrían utilizar los lazos de negocio con la marca para intentar ejercer influencia sobre la Casa Blanca. Además, resulta complicado saber si la compañía de la hija de Trump pretende aprovecharse de los subsidios gubernamentales extranjeros que “pueden destruir puestos de trabajoestadounidenses”.

Al respecto, Richard Painter, principal abogado de ética en la Casa Blanca en la época de George W. Bush, y que ahora forma parte de un proceso contra Trump sobre presuntas violaciones constitucionales, ha señalado que la política de Ivanka Trump acerca de su negocio “está poniendo nuestra política comercial en una situación muy incómoda“.

‘Señales rojas’

Según los resultados de la investigación, hay dos potenciales ‘señales rojas’. En primer lugar, según indican los datos públicos chinos, una provincia al este del país anunció el pago de los subsidios de exportación a una empresa que hizo el envío de miles de bolsos de la marca de Ivanka Trump entre marzo del 2016 y febrero del 2017. Según los expertos, ello podría reflejar “una posible violación” de las reglas comerciales globales por parte del gigante asiático.

En segundo lugar, desde el 2013 hasta el 2015 toneladas de prendas de la marca fueron exportadas por una compañía del propio Gobierno chino. No está claro si la marca sigue teniendo lazos con esta firma, pero ha prometido evitar negocios con empresas estatales ahora que Ivanka Trump es asesora política.

La marca de Trump contrata a licenciatarios, quienes supervisan la producción de las mercancías. A cambio, los licenciatarios pagan las regalías.

Según Panjiva Inc., una compañía privada que monitorea de forma independiente el comercio global, este año el 85% de los envíosde los productos de Ivanka Trump a EE.UU. se originaron en China. Sin embargo, se está volviendo más difícil seguir sus huellas globales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.